miércoles, 30 de noviembre de 2016

141108

Titulo 141108
Autor ¿?
Año 2015  - One-shot Finalizado

Sinopsis
Una pareja sufrió un accidente de tráfico muy grave... en la cual solo una sobrevivió a tal impacto que no recuerda nada de aquel suceso, hasta que una sorpresa inesperada surgió para cuando vio la cruda realidad de los hechos.
Géneros: Yuri


Fuente info: Kumanga

Tras un accidente una chica sobrevive y su pareja, de algún modo… también. Hay un giro final pero para llegar a él, silencio y vacío. Flojito.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Tenebre

Tenebre es una película tan mala que resulta simpática y divertida de ver.
Es un giallo de Dario Argento: así que vayan preparados para un argumento que no tiene ni pies ni cabeza, un guión trufado de frases que ya habrán oído, mujeres que salen y entran a la ducha y chorros de pintura roja a modo de sangre.

Trata sobre unos asesinatos, un libro de asesinatos y el autor del libro y un harem de mujeres que se duchan o son asesinadas.



Les contaré mi secuencia favorita:
Una quinceañera es abandonada por su novio motero en una sombría aunque lujosa urbanización. Un doberman pega un susto a la chica ladrando detrás de una alambrada. La muchacha da un golpe con un palo a la valla. El perro, la mejor interpretación de toda la película con diferencia, se lo toma como algo personal y salta la alambrada y se pone a perseguir a la chica. La chica huye campos a través (¿antes he dicho que era una urbanización de lujo? Da igual, ahora son descampados). Para salvar la vida, la chica escala vallas de dos metros que el perro (o el doble del perro) salta sin dificultad.
Huyendo de ese “sabueso de los baskerville” (la mención no es al azar), la chica va a dar con la guarida secreta del asesino de la trama. Y logra entrar en la guarida porque el asesino se ha dejado las llaves en la cerradura… ¡por favor!
Allí dentro intuye que aquello es la guarida del asesino y se mete en el bolsillo fotos y diarios del malvado (porque el malvado hace fotos y toma notas para ir dejando pruebas, digo yo) y huye por un pasillo secreto que da al interior de la mansión de lujo. En la casa, la sorprende el asesino que, lejos de ir con pantuflas y pijama, viste como cuando asesina y lleva en la mano la navaja de asesinar…  la chica huye por el jardín, el asesino la persigue, ella le lanza las fotos y los papeles que le ha robado hasta que tropieza, cae y el asesino la asesina con un hacha (¿no les he hablado del hacha antes? Disculpen, yo tampoco la había visto…).



Otros detalles que conviene no perderse tiene que ver con el clima. Como cuando se pone a llover a cántaros de repente o cuando, en lo que algunos dirán que es un fallo de racord, una charla por un pasillo iluminado por la luz del mediodía pasa de repente a ensombrecerse por la luz del atardecer sin razón alguna).

jueves, 24 de noviembre de 2016

Hierro 3

Durante una época remota vi un ciclo de películas de Kim Ki-Duk. Encadené Bad Guy (que tiene un póster digno de exponerse) y Samaritan Girl. Con estas 2 películas, uno piensa que “Kimki” (como le llamamos los amigos que no le conocemos de nada pero nos cae bien) tiene cierto interés por las adolescentes y la prostitución. Temas que suelen ser mezclados y tratados a brochazo grueso, pero que el bueno de “Kimki” trata con mucho ecchi.
(Ecchi es un término japonés y Kimki es coreano. Por favor, no vamos a discutir ahora).

Luego vi su película más galardona: Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera
Yo creo que la escritora Marta Rojals la ha visto y de ahí, y de su pereza, el título de su libro: Primavera, estiu, etcétera (No, esto último no tiene nada que ver).



Todos los coolturetas me recomendaron Hierro 3. Obviamente, no les hice el menor caso. Pero ahora la he visto y me parece la más hermosa (sí, he escrito el adjetivo: hermosa) de las cuatro visionadas de Kimki.

No les contaré de qué va.


Diré que es pausada sin ser lenta. Y tierna sin ser cursi. Y casi muda. Y hermosa, muy hermosa.
 Me pasé hora y media creyendo que la actriz era Sun de Lost, porque su personaje es muy parecido, pero resulta que no.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Presidentes de Estados Unidos

Magnifica lectura la de “Presidentes de Estados Unidos” de Javier Redondo Rodelas publicado por La Esfera de los libros.

Un recorrido a la historia de Estados Unidos a través de pinceladas biográficas de los 43 inquilinos de la Casa Blanca, de Washington a Obama.


Creo que he tardado más de un año en leerlo. Leía sobre un presidente cada vez y aunque pasaron semanas sin tocarlo, nunca quise abandonarlo, al contrario, se ha mantenido en la mesilla de noche todo este tiempo.
Lo único pesado son las cifras de votos, electores y estados que acompañan cada elección. Claro que, había que ponerlo. Y la foto de Bill Clinton, un zoom a su rostro durante un discurso, desentona algo con el resto de imágenes de los presidentes. La mayoría retratos institucionales.

Una obra que puede servir de introducción a otras biografías y a la vez los reúne a todos en un solo volumen, algo que aprecio.


Una victoria de Hillary en las últimas elecciones hubiera ayudado al libro: Ahí están los 43 presidentes y el siguiente empieza con la primera presidenta.  Pero la historia no es como uno quiere que sea…

martes, 22 de noviembre de 2016

jonrón

Andaba yo quitando el polvo a la sección de diccionarios en la biblioteca y como es habitual, sacando algún ejemplar y colocándolo de nuevo en su sitio, a fin que no se quede soldado al ejemplar del lado debido al poco uso, cuando abrí el diccionario de la lengua española de la Real Academia Española.

Me dio por buscar mi nombre, aunque dicen que no hay nombres propios en el diccionario nunca lo había comprobado ¬_¬ y tal como anda el mundo es mejor no fiarse ya de nada.
Total, que buscando "jordi" di con la palabra jonrón.
Ya la conocerán ustedes:
En el béisbol, jugada en que el bateador golpea la pelota enviándola fuera del campo, lo que le permite recorrer todas las bases y anotar una carrera.
Del ingles home run.


Ò_Ó

domingo, 20 de noviembre de 2016

Historias de la biblio: El lector secreto

Hay un lector que viene a la biblioteca a leer de forma secreta libros de Ana Casanovas.
Y digo secreta porque bien podría llevarse los libros a su casa, como hace con otras novelas. Pero prefiere que no quede registro. Y mantengo que es una lectura secreta porque esconde el libro que está leyendo, para que no se preste en su ausencia.

Es un señor discreto al que nunca veo entrar. De repente ya está en la butaca más alejada, al lado del estante de teatro (zona poco concurrida como ya habrán deducido). Cuando doy una ronda de reconocimiento, o voy a buscar una petición, o simplemente cuando coloco libros, el hombre ya está allí, leyendo. A la hora de cerrar lo veo irse mientras despego a los cazadores de novias rusas de los ordenadores.

Nuestro lector secreto lee agarrando el libro con las dos manos, con los codos en los brazos de la butaca  y adoptando una postura algo diagonal en el asiento, con las piernas bien estiradas. No viene cada día, sino dos o tres veces a la semana. Pero se sienta en la misma butaca. Su lectura, para que no se preste en su ausencia, la deja escondida detrás de las comedias clásicas de Aristófanes y las tragedias de Esquilo (¿Quién irá a buscar algo allí?)

El otro día #lajefa, tras años de quejas por mi parte y del resto de compas, decidió mover algunas materias a fin de aligerar el oprimido estante de novelas. Tomó la decisión de repente y se puso al trabajo de inmediato, y de inmediato lo abandonó para atender otra cosa… El caso es que las obras de Ana Casanovas sufrieron un traslado temporal que las dejaron en un limbo espacial.
Parece que ese traslado ocurrió justo el día de “cambio de libro” para nuestro lector secreto.
No sé si anticipan la tragedia…
El buen señor se debió de plantar ante el estante donde toda la vida había encontrando libros de Ana Casanovas y allí… ¡no había nada! Nada…

Se me presenta en el mostrador con el Marca en la mano y dice:
- Mi mujer pregunta dónde están los libros de Ana Nosequé. Casanovas, dice.

Deberían haberlo visto para apreciar esa interpretación: el aparente desdén con el nombre de la autora, la mención a una esposa no presente, y el detalle del atrezo, con un periódico deportivo bajo el brazo. ¡Un Oscar de la Academia, por favor!


Como sé que aman los happy ends, les contaré, a modo de bonus, que le indiqué donde podía encontrar los libros de Ana Casanovas. Y me ausenté al baño para que pudiera agarrar su próxima lectura y empezar a leerla ya, o esconderla tras los libros de teatro griego clásico.

._.

Let them read

A Small World

Titulo A Small world
Autor Mai Nishikata
Año 2009  - One-shot Finalizado

Sinopsis
Los padres de la estudiante Mei han muerto. El único familiar que le queda es su padrastro. Desde que su madre murió, hay una pregunta que siempre ha querido hacerle...
Géneros: Comedia, Drama, Shoujo


Fuente info: Kumanga

Ese amor paternal que insinúa un amor tan obvio que ninguno de los dos quiere mencionar. Lo que uno imagina siempre es mejor.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Alejandra Pizarnik

Hace ya algún tiempo que de forma discreta y discontinua, Alejandra Pizarnik viene golpeando mi ataúd. 

 
Se lo debo a mis amigos del Feisbú. Gente, inexistente y lejana, con unas raíces culturales que me son ajenas y cuyos ídolos desconozco debido a mi paganismo y estupidez.
A es@s desconocid@s cuyas publicaciones laiqueo les debo el agradecimiento sincero de haberme traído a la Pizarnik hasta el alma. 

 
Les comparto el documenta  "Alejandra y les prometo que seguiré investigando.





...y como soy tan inteligente que ya no sirvo para nada
y como he soñado tanto que ya no soy de este mundo...


jueves, 17 de noviembre de 2016

The Undertaker

Para celebrar el episodio nº 900 de SmackDown, se apagaron las luces, sonó el gong y Undertaker hizo su célebre entrada al ring.

El Deadman salió a animar (o a amenzar, depende cómo se vea) a los integrantes del team Smackdown que este 20 de noviembre se enfrentarán al team Raw en la 30 edición del evento Survivor Series.
Undertaker pese a su racha de victoria en el gran evento, Wrestlemania, debutó en un Survivor Series, concretamente el 22 de noviembre de 1990. ¡Hace 26 años!
La mayoría de participantes de ese evento ya han fallecido, el resto ya está retirado (aunque un wrestler nunca se retira del todo) y algunos perviven en el negocio gracias a sus hijos o sobrinos que mantienen el legado.
Pero el Enterrador sigue en activo.


 Hulk Hogan, The Rock o John Cena son más conocidos fuera del mundillo, producen más beneficios, pero no existe ni un solo fan del wrestling, grande, mediano o pequeño que no se emocione con el ¡gong!

The Undertaker es el mejor personaje que jamás ha dado el mundo del wrestling. Ni México, el país de la lucha libre, ni Japón que tiene su propio “mundo” de personajes, ha creado un icono tan aglutinador de fascinación como es The Undertaker.


Más wrestling en @viendowrestling

martes, 15 de noviembre de 2016

Entre visillos

España, mediados de los años 50. Dos hermanas vuelven a casa de noche.
El sereno les tiene que abrir la puerta del portal.
La criada les tiene que abrir la puerta de la casa.
(Se ve que la gente iba sin llaves…)

Ya dentro, les cae una soberana bronca de su padre que les recrimina su vida disoluta y trasnochada. Son las 22:30 y la chica mayor tiene 29 años.

No es el argumento, es lo que más me llamó la atención.


Entre visillos es la novela ganadora del Premio Nadal de 1957, escrita por Carmen Martín Gaite. En 1974, Televisión Española hizo una adaptación en formato de serie de 15 episodios de unos 25’ cada uno. La serie es uno de esos tesoros que uno puede encontrar en el Archivo de RTVE A La Carta.


A ojo limpio reconocí a Charo López y a unos jovenzuelos Alicia Hermida y José Sancho (la Valentina y el Don Pablo de Cuéntame). Y quedé anonadado por una tal Inma de Santis. No debo ser el único ya que la actriz, fallecida en 1989 en un accidente, cuenta con un blog dedicado, realizado por un abnegado desconocido al que agradezco la dedicación silenciosa de ir recopilando pedacitos.  


Meme - El único refugio


sábado, 12 de noviembre de 2016

Historias de la biblio: Amabilidad


Detrás de un señor mayor hay una señora que se impacienta. Encima el mostrador de préstamo, dos palmos de novela para pasar el mes. El señor mayor embolsa libros con lentitud. La señora de atrás, alta, estirada (quizás en muchos sentidos), sacude el joyero que lleva en la muñeca para mirar su reloj y ver que tan sólo han pasado cinco segundos desde la última vez que lo miró. Antes que el buen señor se haya despedido, ella planta su Coelho en el mostrador. Hurga en su bolso Lui Botón y saca una cartera a punto de reventar (no es una metáfora). Empieza a abrir compartimentos en busca del carné de la biblioteca.
- Mientras esperabas, podías haber buscado el carné – le digo. Mentalmente, claro.
La cartera se despliega como uno de esos camiones micromachines que escondían una ciudad entera. No, no hay manera. No lo encuentra.

Con el tiempo de vida que he perdido esperado a que encontrase su carné, podría haberme leído “Los hermanos Karamazov”.

Se forma una cola de gente detrás de la cuarentona chic. Los sonajeros dorados zumban en sus muñecas. Musita los consabidos “ay, ¿pero donde lo he puesto?”, “pero, si nunca lo saco de aquí”, “tiene que estar…”
Doy Laic a un par de publicaciones en el Facebook de otra biblioteca. Aunque ya me dijeron que no debo hacerlo. O mejor dicho, #lajefa me dio a entender que debo manejar la cuenta de Facebook de la biblioteca casi a escondidas, porque parece que a la gente le molesta si me ve en Facebook. Parece ser que Facebook = vago. No sé cuántos community manager hay, que hagan su trabajo a escondidas. Pero aquí todo es muy loco.
La señora sigue si dar con la tarjetita.
- ¿Y si me hago otro?  -pregunta entonces.
- Con el DNI y un euro, hacemos otro al momento.
- ¿Ah, pero ahora hay que pagar?

Un día hablaré de esa gente: los que se pueden llevar mil libros o revistas o películas de la biblioteca completamente gratis durante años… ¡años! Y un día quieren un carné nuevo (1€) o pierden un libro y se les dice que debe pagarlo y bueno… se arma un conflicto que lo de Siria parece una fiesta de comunión.

Al final no se hace el carné porque ella ya tiene uno, dice, pero en casa.
Pero bueno, si está en casa, ¿qué narices estás buscando en la cartera? 
Como sigue ahí, hurgando en los múltiples bolsillos y separadores de su tarjetero-cartera, le pido que me deje seguir atendiendo a los demás mientras ella busca.
Agarra su Coelho y se da media vuelta. Pero vuelve, porque es de esas que deben finalizar las cosas y dice, dando unos golpecitos con lo anillos de sus dedos a la mesa:
- Deberías ser más amable con la gente. ¿Eh, eh?

El “¿eh, eh?” lo dice como imitando a un retrasado (se refiere a mi, claro).
._.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Las bicicletas son para el verano


- Esto está a punto de acabarse y todos sabemos cómo va a acabar…
- Bueno, esto habrá que verlo…

( ...)

- ¡Qué vergüenza!
- No, qué vergüenza no. ¡Qué hambre!

( ...)


- No ha llegado la paz. Ha llegado la victoria.


Fragmentos de diálogos de la película Las bicicletas son para el verano de Jaime Chávarri, basada en la obra de teatro de Fernando Fernán-Gómez

domingo, 6 de noviembre de 2016

Muere niña de 12 años de coma etílico

Suelo rehuir la realidad. Pero a veces logra alcanzarme con sus dramas de 40 segundos de telediario. Esta semana fue un titular: “Muere niña de 12 años de coma etílico”. Ese impacto televisivo pasó de inmediato a segundo plano por un trapo de colores en un ayuntamiento y por Chenoa y Bisbal.

Hay dos motivos que hacen de la realidad algo aterrador. 
El primero es que si uno profundiza encuentra siempre aún más aterradora esa realidad. 
Sigo leyendo: (la chica) había sido trasladada en ocasiones anteriores por la Policía Municipal a su casa en estado ebrio. Y luego leo: “por miedo a la multa por beber, (los “amigos”) no llamaron a la Policía Municipal, ni a los servicios de urgencia pese a que tenían todos móvil. Tampoco se pusieron en contacto con los padres de la menor.
“Los amigos” así, entre comillas, es cosa mía y no de LUIS F. DURÁN que es quien firma la crónica.

El segundo motivo por el cual es aterradora la realidad es la profunda indiferencia con la que la vida sigue. 

Ya habrán visto que la foto no tiene que ver con el texto

13

Título 13
Autor Hideaki Sorachi
Año 2008  - One-shot Finalizado

Sinopsis
Mondo Fujieda está enamorado de una chica llamada Izayo Golgo. Sin embargo, hay un problema: en su familia todos son asesinos. Él acaba humillándola y sobre esta humillación, ella jura matarlo. Por suerte para él, ella se aleja. Años más tarde, vuelve a buscar venganza, pero ¿qué es lo que un chico puede hacer contra un asesino experto?
Géneros: Acción, Artes marciales, Comedia, Romance, Vida escolar


Fuente info: Kumanga

Guiño a “Golgo 13. Me gusta el arranque. Luego, al paso de los años, él parece un pandillero al estilo Sakuragi de “Slam Dunk” y decae un poco.

viernes, 4 de noviembre de 2016

La traviata

Un 'acercamiento' a "La Traviata" de Verdi por gente que sabe... 

Ramón Gener el gran divulgador televisivo del mundo de la ópera.
(clic en los iconos para ir al programa dedicado a "La Traviata")

http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/opera-en-texans/la-traviata/video/3929550/

http://www.rtve.es/alacarta/videos/this-is-opera/this-is-opera-traviata/3122698/

La gráfica de la Felicidad-Vida de "La Traviata" :D Toda una existencia de sufrimiento y vacío hasta encontrar el amor. Y entonces, ¡pum! ._. la muerte.


Cosas más eruditas:
José Luis Téllez analiza "La traviata" para el Teatro Real

Conferencia de Gabriel Menéndez Torrellas sobre "Giuseppe Verdi: su vida, su obra, su tiempo". 12 de noviembre de 2013. Fundación Juan March.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Encuentro de civilizaciones



Un sábado de buena mañana, al poco de abrir, acompañé a un turista neozelandés al estante de “Aprendizaje de idiomas”. El caballero, enrojecido por el aún caluroso y playero otoño que padecíamos, quería aprender castellano. Lo dejé allí, murmurando “okei” y “fanthástico” mientras hojeaba cursos de autoaprendizaje y finísimas adaptaciones de clásicos de la literatura castellana.
A los pocos minutos, un senegalés con nombre de consola de los 90, que llevaba en el pueblo más de media vida y hablaba un más que correcto castellano, se plantó en el estante de “Aprendizaje de idiomas”. El senegalés quería aprender inglés.
Empezaron a hablar entre sí.

Se produjo allí, apreciados lectores, ese encuentro cultural que hace humedecer los ojos de emoshon a todos los que promulgan que una biblioteca no es, sólo, un sitio con libros, sino punto de encuentro cultural y adalid de la cohesión social e intercultural. Esa singular pareja realizó un intercambio de datos de cara a, quizás, unos futuros encuentros lingüísticos en beneficio mutuo. Y quizás, porque no, una afable amistad.
Resumiendo, que cualquier político con potestad cultural, hubiese pagado su fortuna para poder colarse en ese momento y tomarse un selfie con ellos y lograr gran viralidad en las redes sociales (o lo que antes se denominaba: colgarse una medalla) enarbolando la bandera de la importancia de las cosas culturales. La biblioteca, que como sabemos es una inversión y no un gasto, (algo que se olvida cuando se han ganado las elecciones) acababa de lograr un encuentro de civilizaciones. 


Dejen de leer ahora si el valor de este instante les ha conmovido y no quieren que la realidad se lo arruine.

Un jubilado que viene todas las mañanas a leer SU periódico (y digo SU porque el hombre se trae su propio periódico, como señal de protesta porque la biblioteca no está subscrita al periódico que él lee), ese jubilado, decía, masculló un “A veure si calleu” (A ver si os calláis) con tanto odio que hasta el ficus de mi mesa ha perdido una hoja.

Ya les dije que la realidad tiende a arruinar todo lo bonito.

Holy shit el ficus


miércoles, 2 de noviembre de 2016

Buzón de devoluciones tras el puente


En el cementerio



Hay lápidas que me fascinan y ante las que me detengo y las miro y leo con atención. Las de aquellos que nacieron después que yo, y ya murieron. Y las de aquellos que nacieron muchos años antes que yo y murieron antes que yo naciera.

Las tumbas de niños son trágicas. Y subrayan su morbosidad publicando la edad del finado. “A los 11 años”. “A los 7 años”. Esas lápidas suelen tener alguna foto de la criatura sonriendo y feliz. Y a veces, algún juguete o peluche.
Es perturbador leer esas palabras doradas esculpidas en el mármol que agradecen la feliz fugacidad de su vida. Hablan de luz eterna, perpetúo recuerdo y ojos y sonrisas llenas de vida. Suelen escribir “lucha” cuando quieren decir “enfermedad”.
Encontré una tumba de una tal Paula que nació en 2011 y murió en 2012. No llegó a vivir ni doce meses. Es aterrador pensar en la terrible angustia de sus padres y familiares durante esa espantosa agonía que, aunque no llegó al año, les debió de parecer una serie de eternidades superpuestas.

Las tumbas antiguas me fascinan por el simple hecho que ese señor nacido en 1822 y muerto en 1897, vivió una vida tan pueril y simple como la nuestra. Ese José del siglo XIX nació, creció, debió recibir alguna clase de educación y se mató a trabajar toda su vida… Padecería dolor de cabeza y de muelas. Sufriría el rechazo de alguna muchacha de la que estaría enamorado, se enojaría ante la impuntualidad del albañil de turno que debía arreglar las goteras del tejado, o se pegaría un susto al entrar en la despensa y salirle de la nada el gato del vecino.
Penalidades comunes que acercan su anodina vida a la nuestra. Vivió como nosotros, sin ser nadie importante para la GRAN historia. Y hoy ya no queda nadie que le recuerde, ni siquiera de oídas (“Tu bisabuelo era un tipo que….”). A nadie le importa ya, como también nosotros dejaremos de importar a los demás cuando todos los que nos conocieron, nos hayan olvidado.

._.

photo by Tim Corbeel