domingo, 31 de marzo de 2019

Killing Eve


Aunque las Serioses de iCat la pusieron en su TOP de series de 2018, a mí me ha dejado bastante frío.

Killing Eve - Temporada 1 (8 episodios de 45')
Una agente policial se enfrenta a sus superiores siguiendo una intuición sobre una serie de asesinatos. Es reclutada por una agencia secreta para perseguir y atrapar a Villanelle, una fría psicópata que trabaja para una misteriosa organización.

Dicho así, la sinopsis parece muy intriga policial. Pero la serie pendula entre la comedia costumbrista y la seriedad del crimen. Lo que a mí me desequilibra todo el conjunto.
Villanelle es esperpéntica y loquilla, como ese Moriarty del Sherlock de la BBC.

La obsesión de las dos, una por la otra, me hizo pensar muchas veces en una vieja serie de psychos de los 90 llamada ProfilerJack, el psycho, también se colaba en la vida de su perseguidora, y le mandaba regalos y casi diríamos que había un amor entre ellos.


Me aburrí en algunos pasajes de Killing Eve. 
Aunque quizás lo que más me molesta es la banalización de la muerte como recurso narrativo. 
Aquí la gente muere, o es asesinada mejor dicho, como si nada y a nadie le importa. Eso empobrece bastante a los personajes que sobreviven.  Arrancarles alguien importante en sus vidas de forma trágica, no parece afectarles más allá del luto de cortesía.
Ese efecto es comprensible en "la mala", pero parece que el brochazo descriptivo ha manchado a todos los demás personajes y a la serie en general.

Temporada 2


No hagamos spoilers

Yo cuando enciendo el proyector de la biblio durante una visita escolar

Encuentros en la biblioteca

Hay una peli de lo 90 con Sharon Stone (Acosada / Sliver) que le saca más partido al recurso del malvado acosador con pantallas espías.

domingo, 24 de marzo de 2019

Cold war

Cold war (Zimna wojna; 2018) de Pawel Pawlikowski

Como no veo tráilers ni leo sinopsis, pensaba que Cold War era una peli de espías. Pero no, es una especie de La-la-land rodada en Polonia con pocos medios, en blanco y negro, y con una historia sin apenas ninguna clase de felicidad ni esperanza.
Por lo menos es corta y llena de gente miserable. 😉





domingo, 17 de marzo de 2019

Des(Aciertos)

Hay una anécdota divertida de Carl Sagan y las bibliotecas. Seguro que ya la saben puesto que aparece en “Cosmos” y también la he leído en algún libro sobre el divulgador del espacio.
La contaré porque me sirve de introducción: un pequeño Carl Sagan fue a la biblioteca de su barrio y pidió un libro “sobre las estrellas”. Le dieron un libro de fotografías de James Stewart, Grace Kelly y otras “estrellas” de Hollywood.
EPIC FAIL, compas.

Hace un par de años se puso de moda un juego/reto/leyenda urbana por Internet llamado “Charlie Charlie” (una ouija para vagos. Dos lápices cruzados sobre una hoja de papel con “Sí/No” pintado). La primera vez que lo pidió un querubín al otro lado del mostrador de nuestra biblioteca, le dimos un libro de -lo que nos parecía que quería- “Charles Chaplin”.
EPIC FAIL, compas.
Seguro que si pudiéramos contactar con el fantasma de Carl Sagan para contárselo, se oiría su risa hasta en Plutón. 


El verano pasado llegó a los querubines el “Reto de Momo”. Esa chica con la cara estirada y los ojos saltones les atraía y les asustaba a la vez. 
Me mostré muy interesado en el asunto (más abajo les cuento cuál era para mí el “reto de Momo” el verano del 2018). El caso es que no pasó mucho tiempo para que algún avispado nos preguntase si teníamos algún libro de Momo….

Vamos...
Venga….
Dilo...
Lo sabes…
-“Momo” es un libro de Michael Ende.
._. Exacto, compa.

Así que aproveché la ocasión para prestar “Momo” de Michael Ende a los que me pedían libros sobre “momo”. 
¿Qué?
¡#EstadísticasUP, compas!
Y siempre había la posibilidad que a algún lector ocasional le gustase el libro. A veces se producen flechazos.

Y ahora voy a hablar de wrestling, así que pueden saltarse el párrafo.
En la primavera de 2018, IO Shirai dejó Stardom y fichó por la WWE. La luchadora que logró quitarle el título de “Wonder of Stardom” fue... (redoble de tambores): 
Momo Watanabe.
Momo Watanabe, el Sr. Ogawa, e Io Shirai

Así que durante el verano de 2018 el “reto de Momo” fue, para mí, ver si la nueva campeona máxima de Stardom lograba salir airosa de la complicada tarea de enarbolar la bandera del Queen’s Quest.
Pueden seguir las aventuras de Stardom en mi blog sobre el arte del zapatazo en la lona.


Volvamos a la biblioteca.
Hay toda una retahíla de equívocos con los títulos de libros y/o nombres de autores que la gente de biblioteca y de librería sufrimos a diario. Y el catálogo Aladí y su cáustica frase de  “su entrada estaría aquí” (en lugar de ser más amable y decir: “quizás querías decir…” y ayudarnos) no dispensa que a veces el error venga porque nuestros referentes no sean los mismos que los de nuestro interlocutor.

Cuando el/la bibliotecario/a le dió a Carl Sagan un libro con fotos de Rita Hayworth no lo hizo con mala fe. Ni cuando dimos un “Charlie Chaplin”. Vale, cuando di un “Momo” sabiendo que no era ese, sí... Eso fue mala fe. Pero el bien mayor de ofrecer un buen libro suple la maldad del engaño, compas. Y saben que es verdad.

El egocentrismo de cada humano de creer que todo gira a nuestro alrededor, y que todos saben (o deberían saber y entender) lo que queremos decir, es un mal endémico que padecemos casi todos.
Hace falta viajar mucho y muy lejos (¿y qué mejor que un libro?) para ver que nuestro mundo es muy pequeño. Hace falta perspectiva para ver que “lo que saben todos” quizás no todos lo saben; y que lo que “todos saben hacer”, quizás no todos saben cómo hacerlo. 
Nuestra tarea, vivir nuestra vida, es bastante rutinaria y damos mucho por supuesto. Pero nos conviene escuchar más. Preguntar y repreguntar. Y no dar muchas cosas por supuesto porque ni siquiera el mañana es seguro (y esto no es una frase de Coelho, sino de Roman Reigns).

Y cuando les supere la tarea de vivir, cuando la existencia sea mera rutina, recuerden que está la ficción, el wrestling y los libros de Carl Sagan, que le van a poner a usted y a sus problemas en un diminuto punto azul pálido de la galaxia.



Para acabar, una historia que les ablandará el kokoro.
Vino un día un señor mayor (pero mayor mayor ¿eh?), nacido en los tiempos de la República. Y me contó que había estado leyendo un par de libros de Stephen Hawking (¡Santa bellota!). 
El club de lectura que hay en la biblio es casi exclusivo de mujeres lectoras. Nuestros mayores, lectores hombres, vienen sobretodo a pelearse por el diario y alguno aparece una vez al mes y se lleva, por lo general, novela negra o libros de historia.
Y, no sé ustedes, pero nuestro cinco suele estar muy polvoriento.
(Para opositores: el 5 agrupa Matemáticas, Astronomía, Física,...  Las ciencias naturales).
Así que dar con un señor que había visto más guerras que Jon Nieve, interesado en materias del cinco, me provocó emoshon.
Dijo, el venerable señor, que uno de los libros estaba “bien” pero que el otro era “pura matemática”. Los nenes de la sala infantil callaron de repente porque habían entendido “puta matemática”. 
El venerable señor dijo que buscaba algo parecido pero más… (no dijo fácil, ni ameno, ni ligero, ni divulgativo). En realidad, no dijo nada. Pero yo lo entendí así. Le acompañé a uno de mis refugios en la biblioteca: el estante de astronomía.
Y le ofrecí algún libro de Carl Sagan. Ojeó algunos por encima, con el mismo pasar de hojas que hacen los nenes cuando ven que “El diario del Greg” tiene casi tantos dibujos como texto. Vio que no estaba preñado de gráficas elípticas ni funciones tangenciales (en realidad no sé de qué hablo, pero ¿a qué parece complejo?). Y se llevó uno.


Cortinilla de paso del tiempo.
Llama #LaJefa preguntando si la compa Tal está en el primer piso. Le respondo que está llamando a la planta baja. Dice que ya lo sabe. Le pregunto por qué no llama al primer piso. Me responde de mala manera: “¿Y no puedes llamar tú?”. Y me cuelga.



Un día volvió el venerable señor. Le atendió la compa, pero vino con su andar algo inseguro hacia donde estaba yo y dijo:
-Aquel libro que me llevé -dice-. Que me diste -puntualiza-. Me ha interesado mucho.
-Ah -digo yo con mi nula habilidad social.
-Muchas gracias- y me tiende la mano.
Y yo tiendo mi mano y encajamos ahí.


Infiltrado en el KKKlan

Infiltrado en el KKKlan (BlacKkKlansman; 2018) de Spike Lee

Para troleos telefónicos el de Ron Stallworth al jefecito del KKK

Por si no queda claro Spike Lee subraya con insistencia que esta América racista de los 70, no está tan lejos en el tiempo.
(Y a diferencia de la película, no es algo para tomarse a risa)

Los 2 Ron Stallworth
(Uno es Adam Driver -Kylo Ren en Star Wars-)


martes, 12 de marzo de 2019

COAC 2019, un breve apunte


Antes de empezar, pido disculpas por mi ignorancia casi absoluta sobre el tema a tratar.
Como sigo a @BMCadiz (y me etiqueta en muchas de sus tweets) empecé a preguntarme a finales de enero qué carajo sería eso del COAC del que hablaban.
-Ah, los Carnavales -me dije luego.
Yo creía que los Carnavales de Cádiz eran como los carnavales de cualquier otro sitio (¡no me peguen!). Sí que algo me había llegado de chirigotas y sátiras políticas... pero eran apenas 30 segundos en algún informativo.
Así que me dije que había que verlo.
Nunca es tarde para aprender.
Podría haber visto la gran final o la semi finales o... pero ya saben cómo soy. Debo empezar por el principio (y eso explica porque siempre me entero tarde de las cosas y muero a spoilers en series y en la vida).
No me bastó ver alguna actuación, busqué en el canal de youtube de Onda Cádiz (la televisión local) el primer programa... completo.

Mare de Déu Verge Santíssima dels Set Dolors y la Santa Papaya.
¡Eso dura 6 HORAS!

6 horas un programa.
Pero es que hay programas diarios durante más de un mes.
(33 días con unas 6 horas de media diaria y una final que duró 12 horas y media).

Ò_Ó Lo más parecido que he visto es el G1 Climax de NJPW (un torneo de wrestling japonés que se hace en verano y que consta de varios shows, casi diarios, de unas 3 o 4 horas de duración).
A riesgo de ser vapuleado, voy a seguir con la comparación porque hay varias cosas en común entre el arte del zapatazo en la lona y el Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval de Cádiz (COAC, para abreviar).
Lo primero, ambas son formas de arte.
Lo segundo, ambas conllevan horas y horas de entreno y ensayo.
Lo tercero, es una puesta en escena en vivo que combina varias disciplinas artísticas.
Lo cuarto, en las dos hay una gran tradición, y un respeto y guiños a los maestros. 
Lo quinto, y más importante, es fascinante.


Ahí les va una "pequereseña" de lo visto:

Preliminares
26/01

El maquillaje y el vestuario de la comparsa de "El hombre del saco" es puro Evil.
Evil, de NJPW, con su guadaña de plástico
(¿Cómo no quedar fascinado por un tipo adulto ataviado con estas pintas?)


La letra de "Los cachitpán" es bien ingeniosa; mi parte favorita es cuando busca aparcamiento:

Voy a buscar aparcamiento
se convierte en un calvario
Yo me llevo cinco horas
Dando vueltas por mi barrio
Dentro del coche allí esperando
Mirando el móvil me entretengo
El otro día vi la película
La de los Diez Mandamiento
Voy a dar una vueltecita
A ver si ahora tengo suerte
Ole, ole, ole
Ahí hay uno que se mueve
He encontrado aparcamiento
Que repiquen las campanas
Te lo juro por mi madre
Y enfrente de mi ventana
Toma que toma que toma
Dale que dale que dale
Que he escuchao a uno que me dice
Illo
¿Vas a salir?
Claro picha
Aparca tu
Ya busco yo por otra calle
Ya busco yo por otra calle

😂😂😂


Al igual que el wrestling, que es mayoritariamente masculino, también hay chicas o grupos mixtos, como "La mujer de tu vida", que me encogió el kokoro en algunas partes de su actuación cuando tocaron temas como la violencia contra las mujeres.


Y para el main event (o cabeza de serie o última actuación del show) un cuarteto glorioso con una letra llena de juegos de palabras que amé profundamente.
- ¿Dónde está el Maestro zen?
- No lo sén.
😂
O el móvil chino fabricado para que juguéis, el "Huawei" 😂

Y una muletilla épica que se merece un gif: 

Os lo dejo completo porque hay que escucharlos y verlos:


En esta web podréis encontrar todas las actuaciones de ese día y de todos los días:  
https://carnavaldecadiztv.com/

Pero ver el programa completo desde Onda Cádiz Carnaval os recompensará con creces las horas invertidas. Están la pareja de presentadores, a pie de teatro, que introducen las agrupaciones, entrevistan a gente o hacen llamamientos desesperados como el de un señor que perdió sus gafas.
- Por favor, si alguien ha visto las gafas de Tal, son así y asá.
._. La gente que ve el programa desde SU casa no va a encontrar las gafas perdidas del señor. Y la gente que está en el Gran Teatro Falla no está viendo el programa por la tele,así que no se van a enterar del drama de las gafas *.

A modo de interludio jocoso hay un tipo: Pepe "El caja" que se pasea por el patio de butacas entrevistando a gente. Glorioso momento cuando da con un tipo apoyado en un pilar, toqueteando el móvil y ataviado con la camiseta del Cádiz. 
- ¿Y usted que está haciendo?
-Estoy trabajando.
...
-¿Y de qué trabaja?
-A mi jefa no le gustaría que lo contase.

Ò_ó ¿Pero qué clase de misterio es ese?
😂😂



* Actualización sobre las gafas perdidas: Las gafas aparecieron, según he podido comprobar vía Twitter lo cual me alegra y me tranquiliza. Como miope les aseguro que no hay nada más triste -y loser- que quitarse las gafas, dejarlas por ahí y luego... ¡no verlas!

domingo, 10 de marzo de 2019

Ralph rompe Internet

Ralph rompe Internet (Ralph breaks the Internet; 2018) de Rich Moore & Phil Johnston


Cuando estás en el mostrador de referencia de la biblioteca y te hacen una consulta

"El solucionador de problemas no pudo solucionar el problema"

Cuando te dejan en mute y te rompen el kokoro

La amistad real, "física" y tangible, entre Ralph y Vanellope del inicio del film se rompe con Internet. Ella prefiere quedarse a vivir en el juego online Slaughter Race en lugar de volver a su arcade, el Sugar Rush. Así que la amistad, al final, es una charla "virtual" y la promesa de hablar una vez a la semana y verse una vez al año. 
¿Podría ser más deprimente?
Aparte del ridículo que hace Ralph en los vídeos virales para lograr el dinero para comprar el mando en eBay. No sólo busca la notoriedad con payasadas sino que encima se vuelve, él mismo, puro spam a la búsqueda desesperada de "Laics".
Y total ¿para qué?

._.

Lo mejor del film es el Club de lectura de Zangief, donde se lee a Dostoyevski.

domingo, 3 de marzo de 2019

Green book

Green book (2018) de Peter Farrelly

El "green book" era una guía de viaje que marcaba los lugares (hoteles, pensiones,...) del sur de los Estados Unidos donde clientes negros eran admitidos.




sábado, 2 de marzo de 2019

Mirai, mi hermana pequeña

Mirai, mi hermana pequeña (Mirai; 2018) de Mamoru Hosoda



La vida del pequeño Kun se ve sacudida con la llegada a casa de su hermana pequeña Mirai. Por suerte para él, va a recibir ayuda y consejos de sus parientes (¡de otras épocas!).

._. Sting
¿Recuerdan el guiño a Sting en la supernit?

Momento biblioteca