sábado, 12 de noviembre de 2016

Historias de la biblio: Amabilidad


Detrás de un señor mayor hay una señora que se impacienta. Encima el mostrador de préstamo, dos palmos de novela para pasar el mes. El señor mayor embolsa libros con lentitud. La señora de atrás, alta, estirada (quizás en muchos sentidos), sacude el joyero que lleva en la muñeca para mirar su reloj y ver que tan sólo han pasado cinco segundos desde la última vez que lo miró. Antes que el buen señor se haya despedido, ella planta su Coelho en el mostrador. Hurga en su bolso Lui Botón y saca una cartera a punto de reventar (no es una metáfora). Empieza a abrir compartimentos en busca del carné de la biblioteca.
- Mientras esperabas, podías haber buscado el carné – le digo. Mentalmente, claro.
La cartera se despliega como uno de esos camiones micromachines que escondían una ciudad entera. No, no hay manera. No lo encuentra.

Con el tiempo de vida que he perdido esperado a que encontrase su carné, podría haberme leído “Los hermanos Karamazov”.

Se forma una cola de gente detrás de la cuarentona chic. Los sonajeros dorados zumban en sus muñecas. Musita los consabidos “ay, ¿pero donde lo he puesto?”, “pero, si nunca lo saco de aquí”, “tiene que estar…”
Doy Laic a un par de publicaciones en el Facebook de otra biblioteca. Aunque ya me dijeron que no debo hacerlo. O mejor dicho, #lajefa me dio a entender que debo manejar la cuenta de Facebook de la biblioteca casi a escondidas, porque parece que a la gente le molesta si me ve en Facebook. Parece ser que Facebook = vago. No sé cuántos community manager hay, que hagan su trabajo a escondidas. Pero aquí todo es muy loco.
La señora sigue si dar con la tarjetita.
- ¿Y si me hago otro?  -pregunta entonces.
- Con el DNI y un euro, hacemos otro al momento.
- ¿Ah, pero ahora hay que pagar?

Un día hablaré de esa gente: los que se pueden llevar mil libros o revistas o películas de la biblioteca completamente gratis durante años… ¡años! Y un día quieren un carné nuevo (1€) o pierden un libro y se les dice que debe pagarlo y bueno… se arma un conflicto que lo de Siria parece una fiesta de comunión.

Al final no se hace el carné porque ella ya tiene uno, dice, pero en casa.
Pero bueno, si está en casa, ¿qué narices estás buscando en la cartera? 
Como sigue ahí, hurgando en los múltiples bolsillos y separadores de su tarjetero-cartera, le pido que me deje seguir atendiendo a los demás mientras ella busca.
Agarra su Coelho y se da media vuelta. Pero vuelve, porque es de esas que deben finalizar las cosas y dice, dando unos golpecitos con lo anillos de sus dedos a la mesa:
- Deberías ser más amable con la gente. ¿Eh, eh?

El “¿eh, eh?” lo dice como imitando a un retrasado (se refiere a mi, claro).
._.

8 comentarios:

  1. Pobre! Huiré de las bibliotecas públicas tanto como me sea posible. Ánimo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie huye de las bibliotecas... tarde o temprano las necesitas y ahí están ^_^

      Eliminar
  2. Hola!

    A mí también me ha encantado!
    Tanto que... me dejarías reproducirlo en otro sitio?
    La cuestión es que soy la responsable de "Desde la caja de libros", la sección de Revista Rosita que trata sobre bibliotecas (--> http://revistarosita.com/?cat=46)

    De vez en cuando traigo a algún invitado/a a escribir algo sobre bibliotecas, da igual desde qué lado del mostrador sea... Y este texto tuyo me ha encantado, y serviría para decir a la gente que... EH!... si queréis más dosis de historias bibliotecarias, aquí (en este blog tuyo) las podréis conseguir.

    ¿Qué me dices?
    ¿Puedo?
    ¿Porfi?

    PS: Te sigo en Twitter. Soy @librosfera. Me escondo detrás de un candado :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Disculpa la demora en contestar (estaba ordenado la sala infantil xD
      Claro que sí! Comparte :D

      Eliminar
    2. Visca!!
      Todavía tardaré entre un poco y bastante en sacarlo, porque tengo cosas pendientes, pero cuando lo haga te avisaré.
      Muchas gracias! :-)

      Eliminar

Ò_ó Bigila la hortongrafía