domingo, 21 de abril de 2019

The haunting of Sharon Tate

The haunting of Sharon Tate (2019) de Daniel Farrands.



Dejando a un lado la morbosidad del título, lo que en verdad me atrajo de esta película fue su nota en Imdb: 3,1
._. 
Eso hay que verlo, me dije.


El film arranca con una cita de Edgar Allan Poe.


El primer "¡Oh, cielo santo!" ya me salió en los créditos iniciales, al ver que la protagonista (la actriz que interpreta a Sharon Tate) es Hilary Duff. Y no sólo actúa, sino que también ejerce de productora.
Oh, my god...


La película parte del hecho (yo siempre he pensado que leyenda urbana posterior) que Sharon Tate predijo su asesinato mediante unos sueños recurrentes que -dicen- padeció.

El film empieza por el final: Sharon Tate (esposa de Roman Polanski) embarazada de ocho meses fue asesinada en su casa, junto a Jay Sebring, Abigail Folger, Wojciech Frykowski y Steven Parent. El arranque de la película mezcla grabaciones reales, de la época, de los exteriores de la casa, con el enjambre de periodistas y curiosos, y el ir y venir de los policías, con un recorrido ficticio, cámara al hombro, por la casa; por el escenario de los crímenes. 
En ese recorrido recreado vemos las pintadas con sangre, las cuerdas de los ahorcamientos y los cuerpos, atados y ensangrentados.


Siguen luego unos fotogramas de película real, con Charles Manson por un pasillo en una de las sesiones del juicio. Y unos fragmentos de una entrevista a una de las asesinas, Patricia Krenwinkel (en los créditos de la película se la nombra por el apodo Yellow).

A partir de aquí, la película adquiere el estilo de "telefilm que recrea" los 3 últimos días de vida de Sharon Tate.
Seguro que Roman Polanski agradece el guiño

La fotografía tiene un tono muy setentero (aunque más limpio que las verdaderas películas de los años 70) y logra cierta atmósfera de suspense e intranquilidad. Preludio de la tragedia que YA SABEMOS, porque lo acabamos de ver, que va a ocurrir.

Todo esto aguanta una media hora, luego la acción empieza a envararse en la nada y a volverse todo bastante aburrido.

Sharon Tate y el resto de víctimas son asesinadas con toda brutalidad sobre el minuto 45 (a la mitad de la película). Entonces uno se pregunta: Bueno, ¿y ahora qué?

Pues a partir de ahí empieza el delirio.

Los asesinatos, recreados hasta el detalle de usar frases pronunciada por las víctimas MIENTRAS ERAN ASESINADAS -según relató Patricia Krenwinkel en el juicio-, resultan ser todo una pesadilla de Sharon Tate.  
Una pesadilla más. 
Una pesadilla de la que se despierta y luego se va a desayunar.
La película adquiere entonces un tono de guiño/parodia a "La semilla del Diablo": señora embarazada que ve demonios y presagia trágicos finales mientras a su alrededor todos le dicen que se calme y que no imagine locuras.


Y lo mejor (o lo peor) viene al final.
La noche del crimen Sharon Tate, armada con un cuchillo, inspira a sus amigos para, no sólo defenderse de sus atacantes, sino VENGARSE en una serie de ataques brutales contra Tex, Sadie y Yellow (los tres únicos asesinos de "La Familia Manson" implicados según esta película).
Sharon acuchilla a Tex para huir de la casa y luego, ya armada (¿de dónde puñetas saca la pistola?) le remata a bocajarro sin remordimiento alguno.
El señor Wojciech mata a Sadie ahogándola en la bañera tras un forcejeo y Yellow muere tontamente (porque es mala y el karma la mata) al golpearse con el esquinero de una chimenea.
¿PERO QUÉ DIABLOS ES TODO ESTO?
Sharon Tate y su escuadrón suicida tras matar a la Familia Manson



En la ficción nos complace encontrar justicia. Que al final, el bien triunfe y los malvados paguen sus culpas. Esto se cumple con este "final alternativo" que despeña por completo la película, que ha olvidado el arranque de "recrear" para directamente, inventar.
Pero si vas a inventar, inventa bien. 

Ben Mellish interpreta a Charles Manson en las sombras
No dice nada y no le vemos nunca.

Y, ya puestos a inventar, aprovecha para sacar la figura enigmática y fascinante de Charles Manson de las sombras y muéstralo tal cual era. ¡Estaba como un cencerro! (Hay entrevistas grabadas que lo muestran delirando conspiraciones). Usa ese material para derribar el mito.
Y GOD
¡No uses sus canciones en la banda sonora de la película!
Antes que las canciones de Manson, usa las de Hilary Duff; porque total, ya no puede ser peor ._. 


Dicen las críticas que The haunting of Sharon Tate puede ser la PEOR película de 2019, pero yo les aseguro que esa nota en Imdb es injusta. Esta película merece mucho más... o mucho menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía