viernes, 8 de diciembre de 2017

El extraño

Arranca como un thriller policial en la Corea rural (muy, muy lejos de Seúl y los rascacielos). Con un sargento de policía al que su jefe grita a menudo, con una casa a medio hacer (o medio cayéndose) cuyo mayor estatus es su coche. El vehículo se ha convertido el único refugio en el que puede tener intimidad con su esposa.

El mejor momento de toda la película


Pese a la violencia de los escenarios de los crímenes, el film deambula por un costumbrismo con destellos de humor que incluso rozan la parodia (como la secuencia de los policías en comisaría durante una tormenta eléctrica).
A medida que avanza, el film se ensombrece al adentrarse en recovecos diabólicos mezclando aspectos occidentales (Iglesias, Jesucristo y un joven diácono) con aspectos locales. Y es muy interesante cómo el racismo es algo universal: los conciudadanos del pueblo coreano acusan al extraño, un japonés que vive en las montañas, de ser el responsable de todos los males.




El film NUNCA llega a ser “de terror”. Nunca provoca miedo, ni sustos, ni te hace taparte la cara con las manos, lo que permite verlo con la tranquilidad de pasar un rato entretenido sin sobresaltos.

El extraño (The wailing / Goksung; 2016) de Na Hong-jin


** spoilers leves **

Un tipo con camiseta del Barça


La película se me hizo muy cuesta arriba durante el último tercio. Y contiene un final que no resuelve cosas que creía que se iban a resolver. Aún así es aire fresco.  


El prota (Do-won Kan) tiene una faceta cómica muy interesante. No es, ni pretende ser, chistoso ni divertido, pero su reacción ante algunas situaciones es bien divertida; como al inicio, cuando debe ir al escenario del crimen y su madre/suegra no le deja ir si primero no desayuna 😆😆
Y luego está la niña (Hwan-hee Kim) un prodigio que hace de niñita kawai, de pyscho cuchillo en mano y de niña poseída, todo en la misma película. Voy a buscar algún dorama de esta actriz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía