miércoles, 5 de abril de 2017

Ningú li havia dit que seria ell qui pagaria la hipoteca

Un veterano boxeador solitario en un gimnasio pegándole a un saco de boxeo. Es lo que me vino a la mente leyendo “Ningú li havia dit que seria ell qui pagaria la hipoteca”.
El libro no va de boxeo, ni de viejos.

Son reflexiones sobre página en blanco de una pediatra jubilada. Reflexiones sobre la maternidad: la imposición social (¿hay que ser madre para ser mujer? ¿Una mujer con 5 niños es más mujer que una que no tenga hijos?), sobre anteponer las necesidades o deseos de padres y madres al de los niños (progenitores con enfermedades hereditarias que quieren tener un hijo aún a riesgo de que su hijo ya nazca enfermo) o mujeres que quieren ser madres a los 60 años, o que lo son a los 14. Y de hospitales y médicos, héroes, que “recuperan” niños que pesan menos de medio kilo al nacer y aún sabiendo que su vida futura estará llena de enfermedades, limitaciones o penurias les “obligan a vivir”.


El libro es una recopilación de pensamientos a menudo terminados con preguntas. Cada breve reflexión, y hay 40 en 100 páginas, es un puñetazo al saco. Algunos temas se repiten, pero el prisma, lleva matices diferente. Son temas que por pudor o por ser políticamente incorrectos, se obvian en esta sociedad en que los bebés son "de anuncio"...
La autora, Carme Serradell Alonso, ha llegado a ese estatus humano, por edad y experiencia en la vida, en que no quiere pasar de puntillas por temas espinosos.  Te golpea con ellos y te deja la pregunta abierta al final del texto.


¿Qué quiere decir educar? ¿Qué quiere decir ser padres? ¿Qué se espera que hagan los padres? ¿Hacer feliz al hijo? ¿Enseñarlo a ser libre?

(Los fragmentos en cursiva son traducciones hechas por mí del texto original en català. Sepan disculpar mi incompetencia)


"Ningú li havia dit que seria ell qui pagaria la hipoteca"
Carme Serradell Alonso
Info editorial VeusAmbVeu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía