jueves, 12 de octubre de 2017

Lo tuyo y tú

La sinopsis que encontrarán por ahí dice: un tipo discute con su pareja porque le han llegado rumores que ella sale a beber por ahí con tipos y acaba provocando altercados estando borracha. Parece que ella le prometió moderarse y ahora cuando él se lo reprocha ella ni niega ni afirma, sino que se larga.

Esta película da rabia.
Da rabia porque sabes que la baraja está trucada y que el autor (Hong Sang-soo) tiene más cartas de las que muestra. Me explicaré mejor: cuando uno ve una adaptación de una novela de Agatha Christie es OBVIO que el director -y todo el equipo- sabe quién es el asesino. Aquí no hablo de una deliberada ambigüedad para sostener el interés, es una voluntariosa manera de rodar engañando. ¿Hay algo más desesperante que dos tipos hablando de algo que pasa fuera del encuadre de la cámara?
Sí, aguantar ese encuadre durante minutos para que el espectador se pierda lo que está pasando fuera y que es lo IMPORTANTE.
Eso, da rabia.

También tuve la impresión que el actor se lesionó (de verdad) ya que de repente aparece con el pie vendado y con muletas. No se hace ninguna mención al por qué. Un simple diálogo:
-¿Qué te pasó?
-Me caí.
Bastaría.
Pero no lo hay. Así que el espectador “debe recordar” que el tipo de repente está cojo y al principio no lo estaba y durante todo el tiempo de la acción del film, que se supone que pasan como mínimo días, el tipo sigue igual de lesionado. ¡Pero nadie habla de ello! Pero al final resulta que eso tampoco importa nada… Aunque el film juega a engañarte, porque presenta secuencias que luego resulta que son imaginadas por el protagonista. O cuando la chica habla de su gemela -suponemos que miente- o puede que no. Así que siempre andas confundido.
En el arranque también se habla de un familiar enfermo, terminal podríamos decir. Nunca más se vuelve a hablar de ello. ¿Muere? ¿Sobrevive sin comer más de los 3 días mencionados? ¡Te engañaron, porque eso tampoco importa para nada en la película!

Como es de esperar, al final no hay una explicación de porqué la chica nunca reconoce a hombres que el espectador sabe que conoce. Todos los chicos que aparecen en la película ya la han visto (y bebido con ella) antes, pero ella nunca los recuerda.

La conclusión a la que llegué yo, es que la muchacha es Dory de “Buscando a Nemo”. ¿Recuerdan a la desmemoriada?
La película podría llamarse "Buscando a Dory" (para amarla),
pero seguro que Pixar le denuncia por plagio.

Una posible explicación sería la borrachera. Pero en la película nunca se la ve borracha. Bebe, pero sin exagerar. (En cualquier película americana de los 40 la gente fuma, pero en ninguna se fuma tanto como en una película de José Luis Garci. Quiero decir que hay diferencia entre “beber” y “beber exageradamente”). Si al inicio no le dijeran al novio que la chica bebe mucho, yo -seguramente- no me hubiera fijado en que bebe.

Pero esta no es una película ni sobre la memoria, ni los recuerdos, ni la bebida. Es sobre el amor (y ya se sabe que con el amor, todo vale). Así que no le busquen explicación alguna, porque ya les spoileo que no la hay por ningún lado.


Lo tuyo y tú / Yourself and yours (2016) de Hong Sang-soo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía