domingo, 31 de diciembre de 2017

Listado lecturas 2017

Lecturas 2017


LIJ - Literatura infantil y juvenil
ūüŹÜ
Assassinat a la casa de nines - Betty Ren Wright


ūüôā
El hombre del otro lado - Uri Orlev
Vermell: hist√≤ria d’una cera de colors explicada per mi - Michael Hall
El gat negre i altres contes - E. A. Poe
Armstrong, l’agosarat viatge d’un ratol√≠ a la lluna - Torben Kuhlmann

ūüėĎ
Elemental, mi querida Marta - Pablo Schmilovich
El tiempo dir√° - Ricardo Alc√°ntara
Camins de llibertat - Maite Carranza
La llegenda de la rosa de Nadal - Selma Laferlöf
L’illa de Paidon√®sia - Oriol Canosa
L’√ļltima carta - Antonis Papatheodoulou + Iris Samartzi
Luna i el panda vermell - Udo Weigelt + Jo√ęlle Tourlonias

ūüėē
Fray Perico y su borrico - Juan Mu√Īoz Mart√≠n
La inmortal - Ricard Ruiz Garzón
El cementiri sense làpides i altres històries negres - Neil Gaiman
El fantasma de Canterville - Oscar Wilde
Quan perdem la por - L√ļa Tod√≥ + Joan Turu
Un ós anomenat Paddington - Michael Bond


Cómic - Manga - Novela gráfica
ūüŹÜ

ūüôā
Laura & Dino - Alberto Montt
En las monta√Īas de la locura - I.N.J. Culbard (H.P. Lovecraft)
Un policía en la luna - Tom Gauld
Aquel verano - Mariko & Jillian Tamaki

ūüėĎ
La guerra civil espa√Īola - Jos√© Pablo Garcia (Paul Preston)
El jove Lovecraft - José Oliver + Bartolo Torres
Lamia - Rayco Pulido
Náufragos - Laura Pérez + Pablo Monforte
La grieta - Carlos Spottorno
Hi havia una vegada La Volàtil - Agustina Guerrero
Un camí de flors - JonAnro Lawson + Sydney Smith
Cosmonauta - Pep Brocal

ūüėē
Beverly - Nick Drnaso
La viuda negra: la m√°s buscada de SHIELD - Chris Samnee + Mark Waid



Libros (No Ficción)
ūüŹÜ
Li deien pare - Carles Porta
Existió otra humanidad - J.J. Benítez

ūüôā
El horror sobrenatural en la literatura - H.P. Lovecraft
Observar Marte - Serge Brunier
Las mejores películas de nuestra vida: cowboys de medianoche - varios autores
La curiosa historia de las matem√°ticas - Joel Levy
Los √ļltimos: voces de la Laponia espa√Īola - Paco Cerd√†
New York, New York… - Javier Reverte
Ramón del Valle-Inclán - Miguel Casado
Aprobé en septiembre - Fiorella Faltoyano

ūüėĎ
Hergé y el arte - Pierre Sterckx
Hablar de todo y no saber de nada - Joan López Alegre
Las chicas son guerreras - Irene Cívico + Sergio Parra
Sobre mi padre - Tatiana Tolstói
Cien a√Īos de grandes discursos - varios autores
Johan Cruyff 14 - Johan Cruyff


Libros (Ficción)
ūüŹÜ
Josafat - Prudenci Bertrana
Allò que va passar a Cardòs - Ramon Solsona
Mi nombre era Eileen - Ottessa Moshfegh
Aloma - Mercè Rodoreda
El crimen del conde Neville - Amélie Nothomb


ūüôā
A les muntanyes de la follia - H.P. Lovecraft
Les noies - Emma Cline
Tres dies i una vida - Pierre Lemaitre
La bogeria - Narcís Oller
Anna - Niccolò Ammaniti
Canci√≥n dulce - Le√Įla Slimani
Carrie - Stephen King
Salem’s lot - Stephen King
En un bosque muy oscuro - Ruth Ware

ūüėĎ
El monstre de Hawkline - Richard Brautigan
La bella Annabel Lee - Kenzaburo Oe
No abandonis el rastre quan es calent - Xavier √Ālvarez Llaberia
El rei de groc - Robert W. Chambers
El monarca de las sombras - Javier Cercas
Mentira - Care Santos
Sonata de primavera - Ramón del Valle-Inclán
El valle de las sombras - Jerónimo Tristante
A l’estil marci√† - Isaac Asimov
París era una fiesta - Ernst Hemingway
Caperucita en Manhattan - Carmen Martín Gaite

ūüėē
Esa puta tan distinguida - Juan Marsé
Donde a√ļllan las colinas - Francisco Narla
El día antes de la revolución - Ursula K. Le Guin

domingo, 24 de diciembre de 2017

Cuento de Navidad

Ahora que ya est√° cerca la noche m√°gica por excelencia, la velada de la ilusi√≥n y la esperanza para todos… (me refiero al evento Wrestle Kingdom de New Japan Pro-Wrestling que se desarrollar√° la noche del 4 de enero) he considerado oportuno escribir un cuento de navidad.

No soy muy dado al esp√≠ritu navide√Īo (ni a ning√ļn otro esp√≠ritu en particular) pero el pasado 22 de diciembre fui visitado por Santa Claus. 
Obviamente no se identific√≥ como Santa Claus, porque… yatusabes.


El encuentro con lo desconocido ocurri√≥ el viernes 22 de diciembre de 2017 en la hora m√°gica de las bibliotecas (cuando s√≥lo quedan 60 minutos para cerrar). 
Yo estaba tras el mostrador fingiendo trabajar duro eliminando christmas y felicitaciones que inundaban el Outlook, pero en realidad estaba pensando en c√≥mo encajar todas las lecturas pendientes en los cuatro d√≠as de fiesta que estaban por empezar. De repente, mi sentido bibliotecaril detect√≥ a un tipo peculiar deambulando por la sala. 

El sentido bibliotecaril te permite detectar amenazas y ponerte en guardia, mental y f√≠sicamente para hacerles frente. Es una habilidad que se desarrolla de forma autom√°tica por el trabajo de mostrador de biblioteca. Sirve para o√≠r abrirse una bolsa de patatas fritas a dos pisos de distancia o para moverse por entre los estantes como un ninja, y atrapar a los teens que ya has pedido que se fueran (y han vuelto a entrar a escondidas). Tambi√©n sirve para detectar cuando #lajefa quiere darte trabajo extra (y as√≠ camuflarte por la sala) o tambi√©n te anticipa cuando alguien se acerca al mostrar a lanzarte alguna pregunta absurda estilo: “El ordenador me pide el n√ļmero de carnet de la biblioteca ¿qu√© le pongo, el DNI?” o “¿para imprimir le doy al bot√≥n de imprimir?”. Tambi√©n tiene utilidades para la vida real, como detectar personas cuyo engranaje mental no termina de encajar, visualizar a ped√≥filos entre una aglomeraci√≥n de gente con ni√Īos o encontrar a Wally en los libros de buscar a Wally.

Mi sentido bibliotecaril se activ√≥, como he dicho, ante un tipo peculiar. Era un se√Īor mayor, de asalvajada barba canosa y andar arrastrado. Vest√≠a un anorak multicolor de aquellos que las madres compran a sus hijos para la primera excursi√≥n a la nieve. Lila, amarillo y verde fluorescente, una combinaci√≥n visible incluso en medio de una tormenta en el Everest. El atuendo del se√Īor se completaba con un gorro de lana azul con borla, y unos pantalones que hab√≠an ido adquiriendo el color de los otros pantalones que llevaba justo debajo. Para rematar el vestuario, llevaba una mochila sucia y con m√°s marcas y manchas que la S√°bana Santa. 
Todo el conjunto era el prototipo del sin techo de Detroit, al que sólo faltaba el carro de los grandes almacenes lleno de cartones y una de esas botellas escondida en una bolsa de papel. Un bonito disfraz, Sr. Claus.

Como siempre que un elemento extra√Īo o aparentemente peligroso aparece en la sala de la biblioteca la gente que se considera normal se crispa y mentalmente me exige que haga algo. Porque la gente que se considera normal es gente que siempre exige cosas: que no entren gamberros, que no hablen, que haya un ordenador libre cuando ellos lo necesitan, que compre un libro concreto porque lo necesitan ahora o ya que estoy all√≠ sin hacer nada, vigile al ni√Īo, mientras ellos salen un momento con otras personas normales a hacer cosas normales. Hay variados grados de “normalidad” en la gente normal, pero por lo general es gente que siempre espera que alguien (otro) haga algo y est√° predispuesta a quejarse cuando se hace (algo) o cuando no se hace (algo). Pero volvamos al tema...


Santa Claus, porque ya les he dicho que lo era, se dirigi√≥ a m√≠ en ingl√©s. Me pregunt√≥ sobre los ordenadores: si eran de libre acceso, si eran gratis, cu√°nto tiempo dura cada sesi√≥n, cu√°nto cuesta la impresi√≥n, si tienen alg√ļn programa para escribir textos y, finalmente, los horarios de la biblioteca.
Debido a mi dilatada experiencia como espectador de wrestling suelo entender el ingl√©s corriente made in USA, pero debido a mi dilatada experiencia como espectador de wrestling las √ļnicas frases en ingl√©s que puedo decir con un acento "entendible" tienen que ver con el noble arte de fingir los golpes encima de un ring. A√ļn as√≠, creo que logr√© contestar sus questions outta nowhere and that’s the bottom line…

Para disipar sus dudas sobre el horario le entregu√© a Santa Claus un punto de libro promocional que tenemos, con las horas en las que est√° abierta la biblioteca. Algo f√°cil de entender para todos. Bueno para todos no, porque una vez apareci√≥ un cantama√Īanas ataviado con una camiseta de Casa Pepe y me tir√≥ el punto de libro al suelo porque "las horas est√°n escritas en catal√°n" (16:00 a 20:30) ._.
(Por cierto, cantama√Īanas en ingl√©s es singermornings).


Con el punto de libro-horario en la mano, le inform√© que the library is close for Christmas (esta frase en ingl√©s NO es de wrestling) y Santa Claus asinti√≥ cr√≠pticamente. No fue un asentimiento de cabeza estilo of course, sino m√°s bien de qui√©n recuerda que el d√≠a mencionado tiene algo que hacer. ¡Por supuesto que tiene algo que hacer! 

Santa Claus, con las manos agarradas por encima de los ri√Īones, deambul√≥ unos minutos m√°s por la sala. Aprovech√© entonces para avisar a mis compas, para que fueran testigos del momento pero, como suele suceder con los fen√≥menos extra√Īos, nadie m√°s lo vio excepto yo. ¡Y vaya si era f√°cil verlo con el anorak chill√≥n que llevaba!

Cuando Santa Claus salió con su arrastrar de pies y su harapienta mochila ninguna de mis compas lo vio salir (como tampoco lo habían visto entrar). #LaJefa obviamente tampoco vio nada, pero desde dentro del despacho es difícil saber qué ocurre en la vida real (pero esto es otro tema y no tiene nada de mágico).


En fin, amigos de lo desconocido, intenten no juzgar a la gente por su aspecto (aunque su sentido bibliotecaril se active), no se f√≠en de nadie que afirme ser “una persona normal” y vean, si les ha provocado curiosidad, algunos minutos del Wrestle Kingdom de NJPW que es el mejor espect√°culo de wrestling que el mundo les puede ofrecer.

¡Y felices fiestas a todos los que no deban libros a la biblioteca!

domingo, 17 de diciembre de 2017

Vikings

Odín no conocía las bibliotecas

 oie, k 100t√≠fico

A ver, quién tiene la llave

*mirada



Tipo malvado: - No quiero matarte, mujer.
Lagertha: - No podr√≠as matarme aunque lo intentaras durante 100 a√Īos.
ūüėéūüėéūüėé


Athelstan es Jesucristo SuperStar

Cuando apruebas las opos a biblioteca y eres el elegido ūüėé

La espera de la siguiente temporada


Grandioso final de temporada, la 3ª

Rollo, el seductor



Cuando el día más feliz de tu vida (no) es el día de tu boda

Vikings, ahora también disponible en China

¿Gui√Īo a Juego de Tronos?

√í_√ď

Ivar


Recordemos al bueno de Athelstan

Juan Escoto Er√≠gena: bibliotecario ūüėé







jueves, 14 de diciembre de 2017

Títulos de libros

Un día en la reunión de la editorial:

Editor: - Tenemos que sacar un libro que explique  c√≥mo funcionan las cosas de los barcos.  Ahora, pensemos todos juntos en un t√≠tulo que ayude a venderse mucho.


martes, 12 de diciembre de 2017

Aquel verano



- Tu padre y yo
- Todavía quieres un bebé.
- No, yo…
- Y entonces ¿por qu√© todav√≠a tienes los libros? Libros de beb√©s.
- Oh, Rose. Cuando… cuando tu padre y yo empezamos a intentarlo, no sab√≠a...
- ¡AY, DIOS, C√ĀLLATE. NO ME IMPORTA!

- ¿Por qu√© est√°s todav√≠a AQU√ć? ¡No te ba√Īas y ni siquiera vienes a la playa! Si tanto odias esto, deber√≠as ser t√ļ la que volviera a casa. Siempre hay que hacer todo a tu manera. A TU manera. Lo vuelves todo TRISTE. ¡Apuesto a que todav√≠a intentas tener un beb√©! Ni siquiera pap√° lo quiere, lo sabes.
- Rose, eso no es…
- Papá es feliz sólo conmigo. Ni siquiera QUIERES ser feliz.
- No lo s√©. Yo no…
- Déjame sola. NO ME SIGAS.



domingo, 10 de diciembre de 2017

Historia de una pasión


Es f√°cil ser estoica cuando nadie quiere lo que uno ofrece.


-T√ļ tienes tu poes√≠a
-Pero t√ļ tienes una vida y yo s√≥lo rutina.



Mi vida ha pasado como un sue√Īo. Como si yo no formara parte de ella.



-¿Le apetece salir a dar un paseo? Hace un tiempo magn√≠fico.

-El tiempo seguirá siendo magnífico salga yo o no.






Historia de una pasión (A quiet passion; 2016. Terence Davis)
Anteriormente en este blog: ¿Qui√©n eres Emily Dickinson?



viernes, 8 de diciembre de 2017

El extra√Īo

Arranca como un thriller policial en la Corea rural (muy, muy lejos de Se√ļl y los rascacielos). Con un sargento de polic√≠a al que su jefe grita a menudo, con una casa a medio hacer (o medio cay√©ndose) cuyo mayor estatus es su coche. El veh√≠culo se ha convertido el √ļnico refugio en el que puede tener intimidad con su esposa.

El mejor momento de toda la película


Pese a la violencia de los escenarios de los crímenes, el film deambula por un costumbrismo con destellos de humor que incluso rozan la parodia (como la secuencia de los policías en comisaría durante una tormenta eléctrica).
A medida que avanza, el film se ensombrece al adentrarse en recovecos diab√≥licos mezclando aspectos occidentales (Iglesias, Jesucristo y un joven di√°cono) con aspectos locales. Y es muy interesante c√≥mo el racismo es algo universal: los conciudadanos del pueblo coreano acusan al extra√Īo, un japon√©s que vive en las monta√Īas, de ser el responsable de todos los males.




El film NUNCA llega a ser “de terror”. Nunca provoca miedo, ni sustos, ni te hace taparte la cara con las manos, lo que permite verlo con la tranquilidad de pasar un rato entretenido sin sobresaltos.

El extra√Īo (The wailing / Goksung; 2016) de Na Hong-jin


** spoilers leves **

Un tipo con camiseta del Barça


La pel√≠cula se me hizo muy cuesta arriba durante el √ļltimo tercio. Y contiene un final que no resuelve cosas que cre√≠a que se iban a resolver. A√ļn as√≠ es aire fresco.  


El prota (Do-won Kan) tiene una faceta c√≥mica muy interesante. No es, ni pretende ser, chistoso ni divertido, pero su reacci√≥n ante algunas situaciones es bien divertida; como al inicio, cuando debe ir al escenario del crimen y su madre/suegra no le deja ir si primero no desayuna ūüėÜūüėÜ
Y luego est√° la ni√Īa (Hwan-hee Kim) un prodigio que hace de ni√Īita kawai, de pyscho cuchillo en mano y de ni√Īa pose√≠da, todo en la misma pel√≠cula. Voy a buscar alg√ļn dorama de esta actriz...

miércoles, 6 de diciembre de 2017

El libro que anticipó "'El procés" (o no)

illa_paidonesia.jpg


“L’illa de Paidon√®sia” de Oriol Canosa con ilustraciones de Gabriel Salvad√≥ (editado por La Galera. Tambi√©n en castellano: “La isla de Paidonesia”) gan√≥ el Premi Josep M. Folch i Torres 2016.
Se trata de libro #LIJ (Literatura Infantil y Juvenil. ¡Hay que promocionar ese hastag) Y para los fans, es un I*** en las bibliotecas.


Yo le encontr√© muchos paralelismos con el “proc√©s catal√†” -la temporada del a√Īo 2017- (quiz√°s, simplemente, porque es la realidad que me ha tocado vivir en estos tiempos. Y llega un punto en que ya lo ves por todas partes). En fin, les cuento...
El libro trata de un chico de 9 a√Īos que, harto de las discusiones de sus padres durante una traves√≠a mar√≠tima, decide abandonarlos. Se independiza en una peque√Īa isla desierta. Sobrevive gracias a la comida que le traen unos pescadores de la zona y en seguida la isla se llena de otros ni√Īos del mundo entero que se independizan tambi√©n de sus padres.
El chico es nombrado “Molt Honorable President” (el t√≠tulo protocolario de los presidentes de la Generalitat) y aspira a que las Naciones Unidas reconozcan la isla como un pa√≠s independiente.
._.
Los contactos entre el “Molt Honorable President” y el resto del mundo (sus padres, su abuela, periodistas amarillistas, etc..) se realiza a trav√©s de cartas. ¡Vuelve la literatura epistolar! (g√©nero literario cultivado tambi√©n por Puigdemont y Rajoy).
Apunto aquí que el estilo de capítulos-cartas aporta frescura al texto y una gran rapidez para su lectura.


El padre de una de los chicas independizadas intenta enviar una fuerza policial represiva para obligar, aunque sea de forma violenta, a los ni√Īos a volver a su casa.
._.
Y al igual que ocurri√≥ en “El proc√©s” tambi√©n aparece de repente la realeza. Aqu√≠ se trata de los Reyes Magos, que contestan una carta diciendo que de traer los regalos a la isla nada de nada, que los dejar√°n en la casa de cada uno.
(Lo cual casi explica un trauma de mi infancia: un a√Īo ped√≠ el barco pirata de Playmobil y pas√© las fiestas en casa de la abuela. Y nunca lleg√≥ el susodicho barco).


No les contar√© c√≥mo acaba el libro (no quiero spoilear a nadie “el proc√©s”) s√≥lo dir√© que otro gui√Īo a los tiempos en los que vivimos es cuando un arquitecto construye un edificio que ocupa TODA la isla (se supone que arrasando flora y fauna, si la hab√≠a). ¡Viva el ladrillo!
Y también se estafa a gente ofreciendo pisos que en realidad nunca se van a construir.


Quizás todos esos paralelismos con la realidad son pura coincidencia y sólo los he visto yo. A saber...
Como lectura, es amena y entretenida. Y las ilustraciones muy chulas. Hay dos de especialmente buenas: una con la chavalada en la piscina y el careto de una chica, en plan selfie. Y otras de una chica zamp√°ndose una pata de pollo con los ojos como platos.



L’illa de Paidon√®sia” / La isla de Paidonesiaen el web de La Galera
Autor: Oriol Canosa
Ilustrador: Gabriel Salvadó
Otros ganadores del Premi Josep M. Folch i Torres.