lunes, 5 de febrero de 2018

La portada de un gran libro

Me han "nominado" a una cosa de esas de cadenas... 
Poner la portada de un gran libro. 
Como me han nominado 6 personas 'entiendo-yo-que' puedo poner 6 portadas (¬_¬  sí, eso ya lo hice con lo de la portada del gran disco... Veo que están ustedes atentos a lo que se cuece aquí).


El túnel - Ernesto Sábato
Leído una vez. De un tirón, casi sin poder dejarlo. Quizás por ello me viene a la mente al pensar en "un gran libro". Apenas recuerdo de qué iba (un pintor asesino o algo así) y miedo me da acercarme y descubrir que ya no me parece tan bueno como lo recuerdo. 

El retrato de Dorian Gray - Oscar Wilde
Lo leí un frío y penoso otoño-invierno en que un trabajo humillante y vulgar me robaba la vida. Al volver a mi madriguera, plantaba el sofá cerca del radiador y huía de mi penosa existencia leyendo. Recuerdo bien la historia (he visto adaptaciones al cine así que está fresca). Un mezcla entre elegancia y sordidez, ese Londres victoriano donde incluso lo atroz podía resultar bello. También recuerdo que los capítulos tenían la longitud precisa, ni cortos ni demasiado largos para leer uno al día. 


Los miserables - Víctor Hugo
He leído la novela, varias adaptaciones totales o parciales de la obra, he visto varias películas basadas en..., una mini serie de televisión, un musical e incluso una película basada en el musical. Siempre tengo fresco el argumento, recuerdo el nombre de muchos personajes e incluso pasajes del texto...
Es un GRAN libro en todo los sentidos. Un libro que contiene otros grandes libros en su interior plagados de grandes personajes, complejos y humanos. Miserablemente humanos. 


Las señoritas de Lourdes - Pep Coll
(Lo leí en català: "Les senyoretes de Lourdes")
Lo que hace grande a mis miopes ojos este libro es la capacidad que tiene de meterte dentro de la historia. El tema del "milagro de Lourdes" y la niña que veía a la Virgen parece material para una recreación de Iker Jimenéz llena de cosas misteriosas y ovnis en los cielos. Pero aquí la historia fluye con naturalidad y sentí conocer el lugar y las gentes aunque nunca he estado allí. Con este libro descubrí a Pep Coll, uno de los grandes escritores catalanes vivos.

Todos los detectives se llaman Flanagan - Andreu Martín y Jaume Ribera
(Lo leí en català: "Tots els detectius es diuen Flanagan")
No sé si es o no es un gran libro, pero de todas las "lecturas obligatorias" ésta fue la única que me gustó. Seguí leyendo la serie (aunque la cosa ya derivó en una de esas franquicias sin gracia que sólo explotan los personajes para atrapar el dinero a los incautos fans). Pero aquí, Flanagan era fresco. Ese teen aspirante a detective de cine negro, que se ve envuelto en problemas serios y chicas guapas... ¡carajo! Yo quería ser ese tipo.

Pobre cabrón - Joe Matt
Este libro es un cómic. Una novela gráfica que dirían los hipsters. Pero es muchas cosas más, es Bukowski & Woody Allen & Seinfeld todo mezclado. Dramático y cómico, angustioso y ridículo. 
Lo leí el día de mi cumpleaños de hace ya muchas vidas y al terminarlo, volví a leerlo de inmediato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía