domingo, 3 de diciembre de 2017

4 historias de campeonas TUF26

Como ya sabrán ustedes este pasado 1 de diciembre se coronó a la primera campeona mundial flyweight de UFC.
La flyweight femenina es una categoría nueva y para crearla se usó el programa-torneo The Ultimate Fighter (abreviado TUF) en su temporada 26.


Me dispongo a contarles 4 historias (al precio de 1) sobre las participantes del TUF.


Antes, contar un poco como funciona TUF. Se trata de un torneo eliminatorio con 16 participantes agrupadas en dos equipos (cada equipo tiene de entrenador a un luchador de UFC famoso, pero eso aquí no importa). Digamos sólo que había el equipo azul y el equipo verde. Las 16 se eligen de entre todas las que se presentan a un prueba selectiva y en función de su currículum (luchistico, se entiende) y las capacidades o talentos que ven los ojeadores, les asignan un número en un ránking. La nº1 es la “mejor” y la nº16 “la menos buena”
Se busca, deliberadamente, que las TOP se encuentren en las fases finales del torneo pero suele haber sorpresas.


The ultimate fighter 26

Dicho esto, vamos a las historias


Lauren Murphy o cómo el karma reparte justicia
Lauren Murphy recibió el nº3 en la selección. Quedó encuadrada en el mismo lado del torneo que su amiga-y-rival Barb Honchack (la nº 2) y un día, contemplando los cruces del torneo dijo:
-Yo gano a esta y a esa, tú ganas a esta y a esa y nos encontramos en la semifinal.
El problema es que lo dijo delante de las otras luchadoras, que no se tomaron demasiado bien que Lauren las considerarse meros estorbos en su camino hacia la semifinal.
El karma actuó en el primer combate de Lauren (episodio 4), cuando Nico Montaño (la nº 14) lo derrotó. Fue el gran shock del torneo.


Lauren Murphy no se recuperó jamás. Hizo lo que en wrestling llamaríamos un turn heel (y en la cultura popular “ser la mala de la peli”) y empezó a quejarse del entrenador y crear mal rollo en el equipo. Criticó la falta de profesionalidad de otras luchadoras en problemas de mantenerse entre los límites de su peso y terminó pasando del equipo verde al azul. Lo hizo mediante una nota manuscrita que dio a su entrenador que se quedó con cara de WTF?.


En el episodio final el karma actuó, esta vez a favor, cuando la lesión de una luchadora modificó la cartelera y dio la oportunidad a Lauren de vivir el combate que ella deseaba:
Lauren Murphy, en azul, contenta de enfrentarse a Barb Honchack


Sijara Eubanks del 12 a la explosión
A Sijara Eubanks los “expertos” le dieron el nº12 del ránking, un número demasiado bajo para sus expectativas y en cada combate que dio y cada ronda que iba superando se encargaba de recordar a los “expertos” allí presentes (incluso a Dana White, presidente de UFC) que le habían dado el 12.
Y es que pronto vimos que el problema de Sijara con los números era serio. Antes de cada combate, en el pesaje oficial, se las veía y las sufría para entrar en el baremo legal. En primera ronda se cortó el pelo para ser más ligera, y en las rondas siguientes vivía las horas previas enrollada en toallas en la sauna o se ponía a hacer bicicleta estática a pleno sol ataviada con ropas de plástico.
Nuestra heel, Lauren Murphy, criticó su falta de “profesionalidad”.
Sijara se mostró, en las promos, como una luchadoras con una fuerza de voluntad y sacrificio fuera de lo común. Y así, con rabia, fuerza y mucho sudor se plantó merecidamente en la final. Y en la última promo dijo -y yo me la creí- que iba a ganar el torneo y ser la primera campeona flyweight de UFC.
Pero… fue apartada del combate final por razones médicas. Sus altibajos con el peso la situaron -como dijo un médico- en una zona peligrosa. Según wikipedia Sijara Eubanks fue hospitalizada.
Debe estar subiéndose por las paredes y rompiendo cosas.
Si vuelve, y no la cambian de categoría de peso, irá a por la campeona con tanta furia que eso sí será una “epic battle”.


Roxanne Modafferi, mi campeona
De la muchachada de las pruebas selectivas para TUF la única luchadora que reconocí fue a Roxanne Modafferi, así que me posicioné, como fan, a su lado. Todos hubieran hecho lo mismo porque es imposible no sentir simpatía por una luchadora que hace la entrada llevando gafas, se presenta al pesaje oficial “cosplayada” de power ranger o te hace un kame-hame en el video promocional.
¿Cómo diablos no vas amarla? ¡Roxanne es lo más!


Roxanne sonríe a menudo, de ahí el apodo de la “happy warrior” (a diferencia del 90% de luchadoras que siempre parecen enojadas o dispuestas a arrancarte la cabeza) y disfruta mezclando, si puede, la realidad con la fantasía de videojuegos o cultura popular. Se nota que se lo pasa bien y lo transmite.
Sus videos promocionales previos a un combate son maravillosos: te cuenta que tiene un nuevo ataque secreto o dice que espera que el combate sea una “epic battle”.


Durante años se ha rumoreado que la WWE, empresa líder de wrestling-entertainer quiere fichar a la luchadora Ronda Rousey… maldita sea, ¡fichen a Roxanne Modafferi!


La historia de Roxanne Modafferi en TUF es una maravillosa historia de reivindicación personal. Modafferi ya estuvo en una edición anterior de TUF y -según ella recuerda- cayó estrepitosamente en su primer combate. Ahora, tras su exitoso paso por la empresa de MMA femenina, Invicta FC, Roxanne es seleccionada la nº1 de TUF. Y su combate más importante fue su primer combate. Allí se emocionó con la victoria más que si hubiese ganado el torneo.  Luego pasó rondas y llegó a semifinales, donde una motivada (y dentro de su peso) Sijara Eubanks la apeó del sueño.



Nico Montaño, la underdog
Nico Montaño, con Ñ pese que a UFC escriban Montano, fue seleccionada como la nº 14 del torneo (14 de 16, amigos). En su primera pelea, destrozó los sueños de Lauren Murphy (3), algunos -entre ellos yo- le dimos el mérito al karma. Luego derrotó a Montana Stewart (6) -ahora llamada Montana De La Rosa- y algunos -entre ellos yo-, le dimos el mérito a la suerte. En semifinales, Nico se enfrentó a Barb Honchack (2) y, ah… amigos… la ganó.
Nico Montaño pasó de ser la nº 14 a ser finalista tras tumbar a dos de las favoritas del torneo. Menuda outsider.


En la final, en un evento en vivo del 1 de diciembre de 2017, su rival iba a ser Sijara Eubanks...
Montaño, de azul, en un careo promocional con Eubanks, de verde.


Pero Eubanks fue retirada del torneo por temas de salud y reemplazada por… ¡Roxanne Modafferi!

¿No les parece todo esto algo maravilloso? ¡Qué melodrama shakesperiano!


Así pues, la sorpresa del torneo Nico Montaño (14) se enfrentó en la final a la favorita del torneo, Roxanne Modafferi (1) por el título flyweight de UFC


Roxanne Modafferi entrando a una “epic battle” con sus gafas.


Las casa de apuestas, que saben mucho más que yo, dieron como favorita a Montaño y como underdog a Modafferi. No negaré que me sorprendió. Pero el resultado final, tras cinco asaltos (“epic battle”), Nico Montaño ganó por decisión unánime y se coronó primera campeona femenina de la división flyweight de UFC.


Mientras a Nico la entrevistaban, salió la abuela a abrazar a su nieta y la madre a grabar el momento con el móvil (¡en vertical no, señora!)
Roxanne abrazando a la campeona Nico Montaño


Me lo pasé muy bien siguiendo el torneo TUF y haber podido asistir al “nacimiento” de una nueva división femenina de MMA en UFC.
A día de hoy, Nico Montaño (flyweight) se une a las otra campeonas del mundo de la empresa: Rose Namajunas (strawweight), Amanda Nunes (bantamweight) y Cris Cyborg (featherweight).


Desearle a Nico Montaño muchas exitosa defensas del flamante título, en especial en esa pelea pendiente contra Sijara Eubanks.


Otras reflexiones serias sobre MMA femenina:
En la cima (cuando Joanna Jedrzejczyk perdió el título)


Historias de la biblioteca con guiños a las MMA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía