sábado, 29 de abril de 2017

Cabalgar en solitario

Cabalgar en solitario (Ride Lonesome; 1959 - Budd Boetticher)

Un pistolero caza recompensas pretende sorprender a un bandido que está tomando café en una fogata en una cumbre rocosa. El bandido le ha tendido una trampa, tres compinches están parapetados con rifles, escondidos entre las rocas. El bandido está siendo buscado por dispararle a un tipo por la espalda (que no es de fiar, vaya). Pero el pistolero caza recompensas es Randolph Scott, un tipo tan granítico que lejos de verse superado por la situación, rodeado por tres rifles que no puede ver, se nos viene arriba y amenaza con matar al bandido ahí mismo, si desenfunda primero.
¿?
No entiendo por qué los bandidos no lo matan por bocazas. El caso es que los tres tipos de los rifles salen huyendo a caballo… ¿WTF?

Budd Boetticher es un cineasta de culto para los fans del western. Quizás por la saturación hacia los grandes tótems del género: Ford, Hawks,... O quizás porque las pocas películas que rodó Boetticher fueron redescubiertas ‘a posteriori’, y son como un tesoro de otro tiempo (como encontrar un obra -menor- pero inédita de Dickens barriendo el sótano).

Cabalgar en solitario no es la más redonda de las películas de Boetticher. Hay cosas que no encajan, por ejemplo el título: nunca, en toda la película, el héroe cabalga en solitario ¬_¬
Hablemos del prota: es un héroe tan rocoso que resulta cansino y produce cierto repelús, y la simpatía del espectador (al menos, la mía) se la llevan dos pistoleros que planean asesinarlo para lograr limpiar sus fechorías e irse a vivir a un terrenito. Esos dos tiene un objetivo.

La misión del héroe resulta anodina y hasta burocrática: llevar el fugitivo hasta la justicia.
En el tercio final descubrimos que en realidad el héroe rocoso usa al pistolero fugitivo para atraer al hermano de éste, del que planea vengarse. Es un giro extraño. Y una oportunidad desaprovechada, pues el hermano, que apenas tienes 4 frases, es nada más ni nada menos que Lee Van Cleef (un actor con más carisma malvada que Darth Vader montado en un coche de Mad Max).

Luego están los indios.
Primero se habla de los malvados indios que matan blancos por el simple hecho de ser blancos.
Luego aparecen los indios malvados y quieren intercambiar un caballo por una chica (para convertirla en su squaw -esposa-, aunque uno de los pistoleros afirma que no permitirá que la cabellera de la chica cuelgue de una lanza… ¿en qué quedamos?)
Cuando la chica chilla de horror porque el caballo por el que quieren cambiarla es el de su marido, los indios rechazan el trato y se preparan para atacar (pero no los atacan entonces, sino medio día más tarde, tras seguirlos discretamente durante horas ¬_¬ ¿ven? Nada de cabalgar en solitario).
Luego, cuando los “buenos” encuentran una casucha abandonada y donde refugiarse del ataque, es JUSTO ENTONCES cuando atacan los indios. ¿WTF?
Luego los indios se van y en el resto de la película ni se los menciona.

Cabalgar en solitario no es un mal western de serie B, pero desde luego no es una gran joya del género. Lo más interesante es el árbol del ahorcado que sale al final.

En Italia el cartel te hace spoiler


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ò_ó Bigila la hortongrafía